Pulsa en este título para abrir la actividad

 

 

 

Esta es la más conocida de las paradojas de Zenón. La tortuga tiene 8 km de ventaja, pero Aquiles corre el doble de rápido (correría bastante más rápido si quisiera). Aunque de antemano sabemos que Aquiles alcanzará a la tortuga exactamente a los 16 km, Zenón plantea que, durante la carrera, siempre que Aquiles alcance el punto donde estaba un instante antes la tortuga, ésta ya no estará allí, por lo que Aquiles nunca debería alcanzar a la tortuga.

 

Esta paradoja es un buen punto de partida para diferenciar entre proceso infinito de aproximación y resultado finito del proceso. En este caso, un número tan "normal" como 16 (kilómetros) se convierte en un límite de un proceso infinito. Por lo tanto, usar un proceso infinito para obtener el valor de un número (aunque sea un real "raro") no resta "exactitud" ninguna a ese número real.

 

Instrucciones

Avisos