Paso 3. Redimensiona la imagen

Además del formato, el tamaño de la imagen es el otro aspecto que hace que una fotografía pese más de lo deseado. Si queremos pasarlas a papel o hacer posters con nuestras imágenes será recomendable que tengan gran tamaño para respetar al máximo el nivel de detalle.

Las cámaras de fotos almacenan generalmente las imágenes a 2304x1728 píxeles, un tamaño muy superior al necesario si sólo queremos mandarlas por correo, adjuntarlas a un documento o subirlas a la web.

Nuestra recomendación es que las fotos tengan un tamaño de entre 1024x768 o 800x600 píxeles para documentos, entre 640x480 y 448x336 píxeles para fotos para Web, y entre 314x235 y 160x120 píxeles si queremos enviarlas por correo electrónico.

Cuando reduzcas o escales una foto, asegúrate de hacerlo de forma proporcional, es decir, el mismo porcentaje de reducción en anchura como en altura, para que no deformar la imagen. Lo normal es que fijemos el tamaño de uno de los dos parámetros y el otro lo reduzca el programa automáticamente.

Última modificación: miércoles, 30 de julio de 2008, 09:41