Paso 3. Elige el destino de la copia

Cuando hayas escogido los archivos que quieres incluir en la copia de seguridad, hay que fijar una carpeta de destino. Todo el conjunto de archivos se guardarán bajo un nuevo fichero especial llamado ‘Archivo de copia de seguridad de Windows’ -.bkf que podemos salvar en un CD, un DVD o pasar a una memoria externa para luego restaurarlo llevando a cabo el proceso inverso.

Pon nombre y al fichero .bkf, que por defecto será Backup, y pulsa Siguiente. Windows creará el archivo de copia de seguridad ocupando un determinado espacio en función de los datos que hayamos escogido al comenzar el asistente.

Para restaurar nuestros archivos hay que abrir de nuevo el asistente y seleccionar la opción Restaurar archivos y configuraciones. Recuerda que durante el proceso tendrás que seleccionar el fichero con la copia de seguridad que creaste.

Una opción interesante de este sistema de backup es la posibilidad de que se realice de forma automática. Sólo hay que pulsar sobre Opciones Avanzadas, antes de hacer clic en Finalizar, cuando estemos creando el fichero .bkf. Ahí podremos seleccionar entre varias opciones, como la de no incluir archivos que no hayan sido modificados desde el último backup, la fecha, hora del proceso, etc.

Es recomendable introducir una unidad de almacenamiento externa, como un disco duro o memoria USB, ya que si lo guardamos en el mismo disco duro del PC, otro ordenador en red o en una segunda partición, si sufrimos un ataque malware, este fichero podría verse afectado por un virus al igual que los archivos originales, perdiendo toda la información.

Última modificación: miércoles, 5 de noviembre de 2008, 05:18