Me gustan los polinomios, pero sólo hasta cierto grado.

Los símbolos algebraicos se usan cuando no sabes de qué estás hablando.
(Philippe Schnoebelen)